Estás en: hoySport > Baloncesto, Selección

Eurobasket 2009

Pau Gasol se convierte en MVP

20.09.09 - 23:10

Cerrar Envía la noticia

Rellena los siguientes campos para enviar esta información a otras personas.

Nombre Email remitente
Para Email destinatario
Borrar    Enviar

Cerrar Rectificar la noticia

Rellene todos los campos con sus datos.

Nombre* Email*
* campo obligatorioBorrar    Enviar
Pau Gasol se convierte en MVP
El pivot español completa un año mágico al ganar la medalla de oro en el Eurobasket y el anillo de la NBA con Los Ángeles Lakers, algo que no había ocurrido nunca en la historia.

Pau Gasol habla bien y cae mejor, pero es un hombre a quien le distinguen más los hechos que las proclamas incendiarias. Basa el éxito de su extraordinaria carrera profesional en un talento natural indiscutible, pero ya hace mucho tiempo que decidió ponerlo a trabajar. Al mayor de la saga, al mejor baloncestista español de la historia, le define la determinación por encima de todo. Tras ese aire indolente y cansino que deja a su paso se encuentra un deseo irrefrenable de mejorar continuamente. Debutó en la ACB y la abandonó con el fuerte olor a pólvora que deja una traca de por vida. Se instaló en Memphis, allí fue engarzando éxitos individuales y comenzó a entender su capacidad de levantar a todo un equipo sobre sus hombros. Pero los Grizzlies recientes eran un peluche infantil que amenazaban con sajar de raíz su progresión permanente. Hasta que llegó la fecha bendita, el 1 de febrero de 2008, la tarde en que los teletipos enloquecieron para anunciar a gritos su traspaso a los Lakers.

Con el club selecto de Los Ángeles disputó y perdió su primera final. Le mojaron las críticas en plena intemperie por su blandura defensiva. Un año más tarde, hace tres meses, Pau ingresaba en el territorio de la leyenda. Con su aportación fundamental, a través de una contención científica a la bestia Dwight Howard, como guardaespaldas del mejor jugador del mundo, se convertía en el primer nacional con licencia para ponerse la alianza del campeón en el dedo anular. Y fue después de ese magno logro cuando comenzó a barruntar la revancha: el oro europeo que le escupió el aro en el tiro definitivo hace dos años en Madrid tras la maldita canasta del 'ruso' Holden. Gasol quería cerrar un círculo que germinó en el verano portugués de 1999, cuando se colgó el oro mundial junior con cuatro compañeros que también le acompañaron en el podio de Katowice.

Campeón del mundo en 2006, plata un año más tarde en el torneo continental disputado en casa, segundo en la memorable final olímpica de Pekín contra Estados Unidos. A Pau le escocía el rejón europeo prendido en su lomo y decidió -el verbo que más y mejor conjuga- quitárselo en Polonia. Lo ha hecho a lo grande, coronando a la selección española como reina de Europa, izándola encima de sus hombros, aplicando a una calidad ofensiva fabulosa el clínic atrás que ha aprendido con los Lakers. La defensa de intimidación y sabiduría más que de fiereza, otra muesca de su obsesión por mejorar.

Jerarquía apabullante

Cuando Pau toma una determinación, en cuanto asume un reto, no hay contratiempo que le detenga. Al poco de incorporarse a la concentración andaluza de agosto, durante uno de los primeros entrenamientos, se lastimó seriamente un dedo. Miedo en la Federación. ¿Y si no se recupera a tiempo? Pero llegó a la hora, eso sí, corto de forma. Una de las razones, debían existir más, por las que España cuajó un decepcionante primer tercio del campeonato. A pesar de esas señales inquietantes que emitía, Gasol Ie salvó al equipo nacional de la catástrofe en el esperpento frente a Gran Bretaña, cuando evitó que un grupo de tercera apartase a la favorita del torneo. Ya contra Lituania resultó decisivo y, de ahí en adelante, Pau se ha dedicado a conducir al conjunto, calmarlo a la consigna de 'aquí estoy yo' y mostrar un dominio apabullante en el baloncesto europeo.

Su jerarquía dentro del continente -fundamentalmente ofensiva- se recordará siempre, sobre todo tras la colosal exhibición en cuartos ante Francia y el peso específico que su figura ejerció para empequeñecer a Grecia. También en la final deparó momentos celestiales, fases en las que parecía colgado del cielo, instantes de levitación donde miraba a los mortales desde las alturas.

¿Campeones sin Pau? Muy probablemente. ¿Con él? Que responda Serbia.

| Compartir -

Añadir a del.icio.us

Añadir a digg

Añadir a technorati

Añadir a yahoo

Añadir a meneame

¿Qué es esto?

Opina

Para realizar un comentario con tu perfil, primero debes identificarte: Login.

Desconectar tu perfil: Desconectar

* campos obligatorios
Listado de comentarios
Vocento
SarenetRSS